Terminal de TransporteTerminal de Transporte de Bogotá

Lectura
Bogotá: 3 abril 2014

BOGOTÁ, UN REFERENTE PARA EL PAÍS EN MATERIA DE CALIDAD DE LA EDUCACIÓN

El gobierno de la Bogotá Humana duplicó el presupuesto de recursos propios para la educación, agregándole un billón de pesos cada año y desarrolló su política educativa enfocada en una sola y gran premisa: ofrecer educación pública de excelencia a cerca de un millón de niñas, niños y jóvenes inscritos en el sistema educativo oficial.

En palabras simples, Bogotá tiene los recursos y los está invirtiendo en lo que en los ámbitos nacionales e internacionales hoy se debate para alcanzar la calidad: reorganización del currículo, ampliación de la jornada escolar, formación integral en saberes y capacidades para la vida, y maestras y maestros mejor formados.
Ese es el rasgo que caracteriza a todas las sociedades pacíficas y justas del mundo: una educación de calidad, en donde se mezclan sin discriminación estudiantes de todos los orígenes económicos y culturales. Y en Bogotá esto es hoy una realidad.

Jornada de 40 horas a la semana, 40 semanas al año

Desde el 2012, la Secretaría de Educación del Distrito inició la implementación de la política educativa ‘Currículo para la excelencia académica y la formación integral 40×40’, la cual reorganiza la propuesta curricular, aumenta el tiempo de los aprendizajes a 40 horas semanales, 40 semanas al año y apuesta por la formación integral del saber y el ser, con centros de interés en artes, deportes, ciudadanía, humanidades y tecnologías, entre otros.

Actualmente, más de 126 mil estudiantes disfrutan del ‘Currículo 40×40’, en 72 colegios distritales de Educación Inicial (prejardín, jardín y transición), 64 de Educación Básica y 192 de Educación Media y Grado 12 (optativo). La meta para este cuatrienio es que 201 mil niñas, niños y jóvenes disfruten de este currículo para la excelencia en donde, además, se promueve el aprovechamiento de espacios urbanos como espacios educativos, el incremento de la formación docente, el mejoramiento de la infraestructura escolar y la ampliación de la alimentación y el transporte escolar.

Maestras y maestros más preparados

El ‘Currículo 40×40’ también reconoce socialmente y empodera a las maestras y maestros. Por eso, como ningún otro gobierno en la historia de Bogotá, esta administración multiplicó sus recursos en más de un 400% para que docentes del Distrito accedan a programas de formación de excelencia.

Actualmente, cerca de 3.700 maestras y maestros están estudiando maestrías y doctorados de altísima calidad con el apoyo financiero de la Secretaría de Educación. La Inversión 2012 – 2013 en este programa de formación docente tuvo un valor superior a los 55 mil millones de pesos.

Además, actualmente la Secretaría de Educación del Distrito está conformando la primera Red Internacional de Maestras y Maestros Investigadores, integrada por expertos internacionales que asesoran y reflexionan sobre la formación docente.  Dentro de las universidades que hacen parte de la Red se encuentra la Universidad de Clermont. Esta es la primera vez en la historia de la SED que se tiene una iniciativa de esta naturaleza y envergadura.

Mejores resultados de la educación pública

Además de medir los conocimientos adquiridos por las niñas, niños y jóvenes con evaluaciones externas como las Pruebas Saber, Bogotá se embarcó en un ambicioso e innovador proyecto: diseñar y aplicar las Pruebas Ser para evaluar los aprendizajes y capacidades en ciudadanía, arte y deportes.

Con las Pruebas Ser, las cuales ya se han aplicado a más de 1000 estudiantes en dos pruebas piloto en 2013 y 2014, la Secretaría de Educación del Distrito se incorpora a las discusiones de orden mundial (en la línea de las experiencias de Chile y Brasil en este tipo de evaluación) y se suma a organismos internacionales como la Unesco y el Centro para la Educación Universal (CUE) de Brookings Institution, que han liderado la convocatoria internacional para la comisión especial sobre métricas de los aprendizajes.

Además del ‘Currículo para la excelencia académica y la formación integral 40×40’, las ‘Pruebas Ser’ incorporan el Proyecto de Educación para la Ciudadanía y la Convivencia (PECC) y los aportes de expertos de la Secretaría de Cultura, instituciones universitarias y del Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD).

Bogotá tiene hoy el proyecto de Educación para la Ciudadanía y la Convivencia más ambicioso del país. Esta es hoy una ciudad que forma en sus colegios oficiales a mejores ciudadanas y ciudadanos. Una ciudad que promueve el respeto y la garantía de los derechos y el respeto por las diferencias; la protección de la vida y el ambiente, la paz y la reconciliación y el cuidado del cuerpo, entre otros.

La brecha histórica entre la educación oficial y la pública está cada vez más cerca de cerrarse y nuestros resultados son contundentes: en 2013 tuvimos la tasa de deserción más baja de los últimos 15 años, pasamos de 3.9% en 2011 a 2.7% en 2013,  y los resultados en las Pruebas Saber del último año sitúan a más del 60% de los colegios del Distrito en los niveles superior y muy superior.

Bogotá no se raja en las Pruebas Pisa

En estas pruebas internacionales, Colombia sacó un puntaje promedio de 399 y ciudades como Cali registraron un promedio de 398, por debajo de la media del país. Bogotá obtuvo un promedio de  411, por encima del promedio del país y  de países como Uruguay, Bulgaria y en el mismo rango de Emiratos Árabes.

Los estudiantes de Bogotá estuvieron en promedio 16 puntos por encima del promedio nacional en matemáticas, 19 puntos en lectura y 12 puntos por encima en ciencias.

Los análisis realizados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a partir de los resultados obtenidos en el estudio sugieren algunas estrategias clave que podrían influir en el mejoramiento de los resultados. Entre estas se incluye la introducción de la jornada escolar completa y el cambio en la edad de entrada en el colegio. Mientras que el Ministerio de Educación señala que la clave está en la formación docente.  Estas tres  estrategias vienen siendo implementadas en el marco del Plan de Desarrollo Bogotá Humana, desde el año 2012.