Terminal de TransporteTerminal de Transporte de Bogotá

Lectura
Bogotá: 2 enero 2014

DEFENSA DE PETRO RADICÓ ALEGATOS DE CONCLUSIÓN FRENTE A LA PROCURADURÍA

La defensa del alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro, radicó, junto al recurso de reposición y la recusación, su alegato de conclusión frente a la sala Disciplinaria de la Procuraduría General de la Nación.

Como parte de los argumentos de la defensa, está el hecho de que aunque el Ministerio Público tiene el ejercicio de la función preventiva y la sanción disciplinaria, el artículo 370 de la Constitución Política señala que le corresponde al Presidente de la República señalar las políticas generales de la administración y control de eficiencia de los servicios públicos y domiciliarios y ejercer por medio de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, el control, la inspección, y vigilancia de las entidades que los presten.

Además, reiteran la autonomía de las ciudades para garantizar la prestación de los servicios públicos, por lo que la actuación del alcalde Gustavo Petro es legítima y no va en contra de la libre competencia, como lo asegura la Procuraduría.

Frente a la conclusión de que la  “EAAB no era capaz desde el punto de vista técnico, operativo y por la falta de experiencia para asumir la prestación del servicio público de aseo de la ciudad de Bogotá”, la defensa reiteró que Petro solicitó que se hicieran todos los estudios técnicos, financieros y jurídicos que permitieran establecer que la prestación del servicio de aseo por un operador público fuera posible, y que el resultado de estos estudios concluyó que la EAAB tenía la capacidad jurídica, financiera, técnica y la experiencia histórica necesaria para atender este servicio.

En el escrito, que consta de 215 páginas, la defensa demuestra que no hay prueba de que el alcalde Gustavo Petro haya actuado fuera de la ley, sino que por el contrario, implementó un modelo transitorio que ha garantizado el buen servicio en la ciudad y ha incluido a los recicladores, tal como lo ordenó un auto de la Corte Constitucional.

Además, asegura que el proceso disciplinario jamás debió iniciarse por tratarse de un asunto de gestión y no de una fuerte falta disciplinaria.

“La propia Procuraduría conoció de antemano que el tema de las basuras iba a enfrentar momentos excepcionales por la decisión del Alcalde de modificar el modelo de gestión en la prestación del servicio y en la decisión de los operadores privados de no entregar al distrito los equipos necesarios para seguir prestando el servicio sin traumatismos”, dice el texto.

Finalmente, la defensa le pide a la Procuraduría que se absuelva al alcalde Gustavo Petro de todos los cargos endilgados en su contra.