Terminal de TransporteTerminal de Transporte de Bogotá

Lectura
Bogotá: 26 noviembre 2013

PROPUESTA QUIERE ACABAR CON LAS FILAS EN EL ESPACIO PÚBLICO

El Alcalde firmó un acuerdo que exige atención digna, cálida y decorosa para el ciudadano, las enormes filas para pagos de servicios públicos o trámites en empresas privadas, en las que tocaba durar horas de pie, en algunos casos con consecuencias fatales, ya no deberían verse otra vez en el espacio público.

Al menos así lo prevé un acuerdo que las prohíbe y que fue sancionado por el alcalde Gustavo Petro eso querría decir que las diez filas más largas, entre las que históricamente figuraban las de trámites de visas, bancos, atención médica, pensiones y servicios públicos, a la luz de esta norma, deberían desaparecer del asfalto y, dentro de las plantas físicas, ser dignas y ágiles.
El acuerdo que cambiaría esta historia (el 529 del 2013) dice que entidades públicas y privadas deben “brindar una atención digna, cálida y decorosa” a la ciudadanía.
El concejal Felipe Mancera (de ‘la U’), autor de la propuesta y cercano a Hipólito Moreno, a quien le heredó la curul en el Concejo, explicó que las entidades y empresas deben adoptar procedimientos y protocolos de atención con altos estándares de calidad. “Las peores filas son las del pasaje en las calles 76, 63 y 100”, dijo Alejo Portilla, usuario de TransMilenio. “Las del banco, porque hay seis cajas y abren dos”, dijo Carlos Pareja.
Los manuales, por ejemplo, deberán incluir métodos de información personalizada, telefónica y en línea. “Yo odio las filas para pagar la cuenta de mi teléfono celular y las del tránsito. Por ejemplo, las de sacar el pase. Son muy demoradas”, dijo Jenny Bustamante.
Uno de los apartes dice que se deben generar condiciones especiales en el tratamiento de mujeres en estado de embarazo, adultos mayores o personas en condición de discapacidad. “En las EPS le dan a uno una ficha preferencial y atienden primero a la fila normal. Ese turno no sirve para nada”, dijo Gladys, una mujer de 70 años.
Los responsables también deben estimar tiempos de atención por usuario; y como mecanismo alterno de descongestión, se deberá brindar información y agilizar los trámites de los usuarios mientras hacen la fila en las plantas. Mancera explicó que a quienes hagan caso omiso de este compromiso les “iniciarán procesos disciplinarios por inobservancia de la norma. Este es un mecanismo para que se acaben las filas en el espacio público, por ser indignas y degradar al ciudadano”.
Lo que se preguntan los ciudadanos es si el acuerdo tendrá tanto alcance como para acabar, o por lo menos mejorar, la atención en filas como las de TransMilenio, restaurantes o entradas a espectáculos, que por lo general se tienden sobre el espacio público, o si este acuerdo será letra muerta en el papel.