Terminal de TransporteTerminal de Transporte de Bogotá

Lectura
Bogotá: 20 febrero 2014

REVIVEN CONVENIO PARA AGILIZAR FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE TRÁFICO

La Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá será la encargada de poner en funcionamiento el SIT, Sistema Inteligente de Transporte, luego de firmar un convenio con la Secretaría de Movilidad. La Secretaría de Movilidad y la ETB firmaron otro si al convenio interadministrativo que venía desde el 2010, para adelantar todo el tema tecnológico del tráfico en Bogotá.

Durante las próximas semanas se realizarán mesas de trabajo entre las dos entidades para poner a punto el convenio y sacar adelante el proyecto del SIT, que está en el plan maestro de movilidad desde el 2006. Cabe recordar que desde el 2010 la Secretaría de Movilidad había girado 35.000 millones de pesos a la ETB para poner en funcionamiento este proyecto.
Para el Presidente de la ETB la idea es un proyecto integral y se tiene que modificar el convenio para adecuarlo a la ciudad con el fin de hacerlo autosostenible tecnológicamente y económicamente por los próximos 20 años.

¿En qué consiste este Sistema Inteligente de Transporte?

Los componentes del SIT pueden ser agrupados en dos bloques. El primero es el del manejo del tráfico en general. Cámaras de video captarán en tiempo real los flujos de vehículos y los semáforos, en vez de estar rígidamente programados, le darán prelación automática a las vías con mayor tráfico.

Una red de tableros electrónicos advertirá a los conductores sobre los puntos de congestión y les sugerirá rutas alternas. Los técnicos podrán anticiparse a desviar el tránsito de zonas donde se emprendan obras o se vayan a realizar manifestaciones, o reaccionar para proteger áreas saturadas de polución o ruido.

Un segundo bloque de componentes es el de los instrumentos de apoyo a aspectos específicos de la política de movilidad. Podrá incluir aplicaciones como el control de la flota de transporte público y del transporte de carga grande y pequeña –rutas, frecuencias, horarios–, el respaldo a los modos no motorizados –peatones, ciclistas–, la detección electrónica de infractores y el manejo de los peajes urbanos así como del parqueo en vías.