Terminal de TransporteTerminal de Transporte de Bogotá

Lectura
Pasan cosas buenas en La terminal de Bogotá Pasan cosas buenas en La terminal de Bogotá
Bogotá: 10 abril 2015

En las Terminales de Bogotá pasan cosas buenas

Las terminales de Bogotá le apuestan a una nueva cultura que incentiva a su buen uso. José Orlando Rodriguez Guerrero, Gerente General, pone en marcha esta campaña que tiene como objetivo dar a conocer lo bueno que pasa cuando viajas o llegas a una terminal a encontrarte con tus familiares o quizás aquellos amigos que hace mucho no ves. Generar una nueva cultura es el reto de un equipo de trabajo que se une en esta ardua labor que busca brindarle al usuario una cálida acogida cuando inicia y termina su viaje.

Han pasado 30 años desde que La Terminal de Transporte S.A. inició operaciones, preguntándonos qué ha pasado durante este tiempo, con gran satisfacción y un poco de nostalgia, Martha Santos quien dedicó gran parte de su vida a esta empresa trabajó con la ilusión de hacer de esta La Terminal más grande del país como lo es ahora. Transportadores que sienten llegar a su casa después de recorrer cientos de kilómetros pueden decir “llegamos a La terminal”, porque para ellos es donde está su alimento, su comodidad y la alegría de terminar un viaje más. Viajeros que algún día llegaron por casualidad, otros en busca de nuevas oportunidades y también el parche de amigos que salió un día para vivir nuevas aventuras.

Con más de 10 millones de pasajeros al año, las terminales se han convertido en el lugar perfecto para vivir experiencias, generando una nueva cultura a partir de las cosas buenas que allí suceden, complacer al usuario dejando en ellos la emoción de regresar a una terminal, es uno de los propósitos de quienes día a día dan vida a un Sistema de Transporte.

Las terminales a través del tiempo han estado en  momentos especiales de la vida  colombianos que como Pedro y Jhon Sanchez, dos amigos que decidieron un día atreverse a soñar y sentir la pasión de poder ver jugar a su Selección Colombia en el Mundial Brasil 2014. El  29 de mayo llegan a La Terminal Central para subirse a un bus rumbo a Perú con un morral de ilusiones y alegrías, “los sueños si se pueden volver realidad y por menos dinero ya que pensaba que era más costoso que viajar en avión, me ahorre casi 1.000 dólares” afirmó Jhon, quien se persignó, se acomodo en la silla en la cual estaría por más de 72 horas esperando llegar a su primer parada en Lima, Perú.

Carlos Álvarez, un conductor cucuteño de 42 años antes de salir de La Terminal pasó por los muy necesarios controles operativos como: prueba de alcoholemia, tasa de uso, sello de seguridad y certificado de alistamiento para el vehículo. Carlos inicia este viaje llevando dos sueños y con la responsabilidad de llegar a la terminal de Lima sanos y salvos.

Juan Lozano, un colombiano trabajador y con ganas de salir adelante se contacta con el Departamento de Bienes y Servicios de La Terminal para solicitar que le permitan iniciar su primer negocio el cual había planeado desde que llegó a la ciudad de Bogotá. Él, al igual que otros comerciantes que desde el 9 de diciembre del 2008 cuando la Terminal del Sur abrió sus puertas  dieron inicio a un nuevo sueño que se enfocó una vez más a brindar un excelente servicio de transporte, con 24 empresas transportadoras con taquillas y con  8 locales comerciales generan el 20% de la salida de pasajeros.

Pedro, Jhon, Carlos, Martha, Juan y otros miles, hacen de esta una terminal incluyente y Más Humana, articulándose con el sistema de transporte integrado de Bogotá, ofrece la oportunidad a centenares de personas que llegan al portal del sur y encuentran a tan solo 500 metros una terminal segura, con mayor frecuencia en rutas cortas reduciendo tiempos de desplazamiento que permiten que las empresas que las cubren puedan realizar más despachos. Así desaparecen las prácticas irregulares como la especulación en los precios de los tiquetes y la ilegalidad.

Con un nuevo concepto, las terminales de Bogotá aportan a la ciudad mayor Movilidad donde las congestiones en las vías principales desaparecen al eliminarse los paraderos provisionales y las paradas en vía, descentralizando el sistema de terminales dando paso a la creación de nuevas terminales satélite. Con cultura ambiental aportando a la reducción del ruido, la polución y la emisión de gases, con el ánimo de ofrecer un mejor servicio frente a la competencia las empresas se verán en la necesidad de contar con vehículos más modernos, lo que redunda en la comodidad a los usuarios y mayores condiciones de seguridad al viajar por carretera.

Conviene decir que la seguridad es la prioridad en las terminales, garantizando a turistas, viajeros recurrentes, transportadores, comerciantes y trabajadores de las terminales, presencia y apoyo permanente de diferentes especialidades de la Policía Nacional en sus instalaciones, como: Estación de Policía XXII, Vigilancia Privada, controles de seguridad por organismos como la DIJIN y SIJIN,  modernos circuitos cerrados de televisión monitorean las instalaciones a través  de cámaras de tecnología IP con sonido que garantizan seguridad, todo esto durante las 24 horas del día los 365 días del año.

Sumando a ello la innovación en el servicio, las terminales incursionan en la comunicación con el usuario, haciéndolo sentir como el amigo, familiar y casi hijo; utilizando medios digitales donde se brinda información veraz y oportuna que se encuentra a la mano en el Portal Web: http://www.terminaldetransporte.gov.co/ su cuenta oficial en Twitter: @terminalbogota.

Esto son las terminales: lugares llenos de personas e historias contadas a partir de experiencias y reflejos de vida que hoy se encaminan en generar nuevas culturas, en acoger a todos en un solo lugar y que desde allí puedas también algún día contar tu propia historia.